“Dale un pescado a un hombre y comerá un día, enséñale a pescar y comerá siempre” - Confucio

Los sinsabores de cada misión

Seis pacientes operados sobre los que se han realizado ocho procesos
10 de octubre de 2022

A pesar del esfuerzo realizado cada día de trabajo donde todos los integrantes de la misión ponen su granito de arena para conseguir reparar o aliviar las patologías de la gente que llega al hospital aprovechando la presencia del equipo, no siempre es posible conseguir la felicidad completa en un día de trabajo.

Nuestro equipo ha visto a una paciente de 40 años que desde el 2014 lleva tocando a la puerta de muchos doctores, o que dicen ser doctores, para ver si le reparan su problema, una fístula obstétrica que le produce incontinencia y como consecuencia va siempre mojada y oliendo a orina; el resultado final es aislamiento social.

Tras la exploración realizada ayer por el equipo urológico se vio que no podían hacer nada porque su caso es muy complejo y necesita de una cirugía muy bien estudiada y con medios de los que no se dispone en el hospital.

"Para el equipo fue como un jarro de agua fría, todos cruzamos nuestras miradas en silencio y nadie podía decir palabra. Pero hoy nos levantamos con más fuerza para seguir trabajando y ayudando".

Ese es el espíritu, deseamos poder seguir para que problemas como el de esta mujer puedan solucionarse.

Noticias relacionadas

Proyectos